FANDOM


CAPÍTULO SEXTO: Un cielo un tanto extrañoEditar

Miles y miles de años después, lo que una vez marcó al mundo pasó a ser leyenda... Y una nueva era inició tras las bajas. La nueva civilización floreció en paz, pero, un suceso que nadie podría controlar exterminaría todo ese esfuerzo...

-Dotour: Los he reunido aquí por uno de los asuntos más importantes que he tratado en esta oficina.

-Viscen: Díganos, señor, nos encantará ayudarle.

-Muto: Cuente conmigo, Alcalde.

-Dotour: Verán, esta mañana, nos hemos topado con una enorme sorpresa... La luna ha crecido muchísimo, y eso no me trae un buen presentimiento. Díganme, ¿Qué creen ustedes?

-Muto: Yo creo que es una señal. ¡Quiere decir que este año, el carnaval será épico!

-Viscen: Señor, sobre eso... El pueblo está asustado, creen que la luna vá a caer, y exigen respuestas...

-Muto: ¡JAJAJA! La ciudad se vuelve cada vez más tonta y coonspiranóica, ¿Cierto, Alcalde?

-Viscen: Señor, debemos investigar y dar respuestas a nuestro pueblo, ¿Qué opina, Alcalde?

-Dotour: ...

-Viscen: ¿Señor...?

-Dotour: No sé qué pensar... La caída de la luna parece algo estúpido y sin fundamento alguno... Pero está claro que es lo que parece... Creo que tienes razón, Viscen, hay que avisar al pueblo.

-Muto: ¿En serio, Alcalde? ¿En serio? Si hacemos eso, el pueblo se asustará y temerá aún más. Esas paranoias se esparcen todos los días, ¿Por qué nos preocuparemos por una sola?

-Dotour: Porque en este caso, hay pruebas sólidas. Y si las hay, quiere decir no es una simple paranoia.

-Viscen: Entonces, ¿Evacuaremos al pueblo?

-Muto: ¡Alcalde! Por favor, ¿De verdad cree en esas tonterías?

-Madame Aroma: ¿Qué sucede aquí?

-Dotour: Dime, cariño, ¿Qué crees que pasará con la luna?

-Madame Aroma: Dotour, ¿Cómo puedes preocuparte por la luna cuando Kafei está desaparecido?

-Dotour: En parte tienes razón.

-Viscen: Pero, señor, ¿Qué hará entonces?

-Dotour: Decreto que quienes crean en la caída de la luna, huyan. Mas, quienes no crean en ella, pueden celebrar el carnaval.

-Muto: Pero Alcalde, ya le dije que...

-Dotour: ¡Silencio! Mis decisiones son inapelables.

Confundidos, Viscen y Muto salieron del despacho del ayuntamiento. Hora tras hora, minuto tras minuto, segundo tras segundo. Cada momento indicaba algo menos en las vidas de las personas de Ciudad Reloj. Sin embargo, la verdadera consternación no se dio hasta el siguiente amanecer...

-Guardia: ¡Buenos días, señor Deku! ¿Regresó a vender su mercancía?

-Vendedor Deku: ¡Buenos días! Sí, he venido a vender algunos artículos para el Carnaval.

-Guardia: Ya veo... Disculpe, ¿Puedo hacerle una pregunta?

-Vendedor Deku: Sí, lo que quiera.

-Guardia: En el pantano, ¿Qué se ha comentado sobre la luna?

-Vendedor Deku: ¡Ah, la luna! Pues, en el pantano, creíamos que era parte de una maldición, pero ahora veo que está así en toda Términa...

-Guardia: ¿Maldición?

-Vendedor Deku: Verá, la Princesa Deku fue secuestrada ayer en la madrugada. El Reino está muy alterado, sobre todo Su Majestad. Creíamos que era cosa de un monstruo en el pantano, y que la luna solo se veía así desde sus tierras, pero ahora veo que no es como pensábamos...

-Guardia: Oiga, le contaré algo, pero debe prometer que no se lo dirá a nadie, ¿Bien?

-Vendedor Deku: Bien.

-Guardia: El Capitán Viscen cree que la luna vá a caer pasado mañana, justo cuando amanezca. O al menos, eso le informaron los cálculos del astrónomo...

-Vendedor Deku: Eso-Eso es imposible...

-Guardia: Suba su vista, y verá lo imposible.

-Vendedor Deku: Eso quiere decir, ¿Qué se destruirá todo?

-Guardia: Sería bueno que informara en el pantano. El Alcalde se niega a dar un comunicado oficial diciendo su opinión, pero puede que el Rey Deku aún pueda salvar a su pueblo.

-Vendedor Deku: El Rey Deku no nos escuchará, está preocupado por su hija.

-Guardia: Traten de movilizarse. Esta noche, algunos soldados iremos con el Capitán Viscen a pedir la evacuación de la Ciudad, o al menos, un comunicado oficial. Hasta ahora, parece que el Alcalde se encuentra neutral, pero debemos hacer que se ponga de nuestra parte. Si no acepta... Quizás debamos recurrir a un golpe... No debería estarle contando esto, señor Deku. Solo vaya con cuidado, y advierta de esto en el pantano.

-Vendedor Deku: Claro, al terminar de vender la mercancía, volveré al pantano e informaré. No le contaré a nadie de esta ciudad lo que me ha dicho.

Horas... Minutos... Segundos... El reloj de la ciudad avanzaba. Esa misma noche, la Guardia se preparaba para evacuar a su pueblo a espaldas de la Alcaldía. Sin embargo, no fue necesario. El mismo Dotour se movilizó para informar a su pueblo, y a la mañana siguiente, ya habían mil preocupaciones...

-Anju: ¡Mire, señor banquero! ¡El Alcalde sí se pronunció después de todo!

-Banquero: También he visto ese anuncio en el periódico. Incluso se aseguraron de dejarlo en todos los buzones, parecen desear que la ciudad entera se percate de la luna.

-Anju: ¿Quién no se daría cuenta aún? Ahora estoy segura de que Kafei volverá, si el Alcalde está más tranquilo para dar información, yo también lo estaré.

El tiempo corría, y las personas se preocupaban cada vez más.

-Vendedor de bombas: Mamá, quizás deberíamos ir pensando en huir. La familia de la Posada del Puchero ya tomó esa decisión, y yo no quiero morir aplastado por la luna. 

-Anciana de las bombas: Quizás... Deberíamos pensarlo... No lo sé, hablé con el señor Muto hoy, dice que es todo una falacia. Pero ya ni sus propios carpinteros le creen... ¿Sabes qué? Recógelo todo, nos iremos en unas horas. De seguro que esa joven Anju querrá llevarnos con ellos.

La luna se acercaba cada vez más. Ya estaba a pocos kilómetros del suelo, y el cielo se tornó de un color rojizo. Nadie quedaba en la ciudad para verlo, solo unas pocas personas no la habían evacuado aún. 

-Capitán Viscen: ¡Muto! Debemos huir, deja tu orgullo y sal de la ciudad.

-Muto: La-La-La luna no vá a ca-caer. 

-Capitán Viscen: ¿Cómo que no? ¿Acaso no la ves venir hacia nosotros? Mi deber como soldado es proteger a la ciudadanía, y no me iré hasta verte salir de aquí. 

-Muto: Pero el Alcalde dijo que...

-Capitán Viscen: ¡Por favor! ¡Ese corrupto de Dotour ya huyó lejos! ¡Logré sacar a toda la ciudad, mis soldados ya no custodean las murallas, y solo tú permaneces toscamente!

-Muto: Bien... Supongo que tienes razón... Salgamos de aquí.

Antes de salir, la luna ya impactaba en Términa. No deben sentir pena por Muto y Viscen, jamás hubieran sobrevivido fuera. De hecho, nadie en Términa sobrevivió. No debía ser así, pero no existía un héroe que les salvara. Quizás, si un héroe hyliano hubiera salvado su mundo, hubiese ido a salvar a esta otra dimensión. Pero ese héroe no vivió para contar nada.

Aunque, puede que miles de años después, alguna civilización se haya formado... ¿Quién sabe?

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.