FANDOM


TLoS Cap.38

Sergio y Sherlyn volvieron a la sala principal, pero las puertas se cerraron.

Sergio: ¿Pero qué...?

De repente aparecieron seis Neosombras rodeándoles. Se lanzaron a atacarles, pero Sergio las atacó con la Espada de los Dioses y las derrotó como si nada.

Sherlyn: Guau...

Sergio: Esta espada tiene un poder extraordinario.

Sherlyn: Es poder de los dioses, y dicho poder es 500 veces más fuerte que el de los humanos normales y corrientes.

De repente las tres puertas se abrieron.

Sergio: Vamos a ver dónde lleva la puerta del centro.

Sergio fue hacia la puerta del centro y salió del palacio.

Sergio: ¿Cómo? ¿Esto es todo? La verdad, me esperaba mucho más de este palacio.

Sherlyn: Puede que hayamos logrado recorrer el palacio, pero esto no ha acabado. ¿Ves esa especie de portal oscuro?

Sergio: Si. ¿Adónde crees que puede llevar?

Sherlyn: Cuenta la leyenda que existe un lugar oscuro llamado ``Inframundo´´. Dicen que quien se adentra en él no vuelve a salir.

Sergio: Tendremos que adentrarnos, no nos queda otra opción. Es la única manera de salvar este sitio.

Sherlyn: Sabía que dirías eso. Venga, vamos allá.

Sergio guardó la Espada de los Dioses y él y Sherlyn se adentraron en el Inframundo. Llegaron a la entrada, donde había dos puertas enormes: una verde a la izquierda y otra azul a la derecha, pero esta última estaba cerrada. Sin embargo...

Sergio: ¿Qué me pasa? Me siento como si me estuviera quedando sin fuerzas.

Sherlyn: A mí también me ocurre. Es la maldición del Inframundo.

Sergio: ¿La maldición del Inframundo?

Sherlyn: Así es. Esta maldición hace que nos encontremos débiles. Sin embargo, hay un modo de contrarrestarla.

Sergio: ¿Cuál?

Sherlyn: La leyenda dice que en algún lugar del Inframundo hay un objeto llamado Medallón de Luz. Es un medallón que protege contra la maldición.

Sergio: Pues estamos tardando. Vamos allá.

Sergio y Sherlyn fueron a la puerta verde y accedieron a la entrada de las Cavernas del Inframundo. Avanzaron, pero Sergio se cayó.

Sergio: Ay, menudo golpe...

Sherlyn: ¿Estás bien, Sergio?

Sergio: Si, no ha sido para tanto. Sigamos.

Sergio y Sherlyn avanzaron y accedieron a la Senda de la Perdición. Entonces aparecieron cuatro Neosombras. Sergio sacó la Espada de los Dioses y les dio un solo espadazo, pero no las derrotó.

Sergio: ¿Pero qué...?

Una Neosombra intentó arañarle, pero la esquivó y la derrotó con tres espadazos más. Acto seguido dio cuatro espadazos a las demás Neosombras y las venció.

Sergio: Qué raro. ¿Por qué no las he derrotado en el momento?

Sherlyn: Es posible que la maldición del Inframundo afecte también a los poderes de esa espada.

Sergio: Tenemos que encontrar ese medallón, y cuanto antes mejor.

Sergio y Sherlyn dieron dos giros a la derecha y accedieron al Atrio. Accedieron a la parte superior y allí se encontraron a tres Bubbles Azules. Sergio los paralizó con una Nuez Deku, los derrotó de un sólo espadazo y la puerta que tenía enfrente se abrió.

Sergio: ¿Qué habrá ahí?

Sherlyn: ni idea, miremos a ver.

Sergio y Sherlyn accedieron a la sala final de las Cavernas del Inframundo, en la que había tres Flores Deku. De repente la puerta se cerró y aparecieron dos Snapper Oscuros.

Sergio: Hacía mucho tiempo que tampoco veía a estos.

Los dos Snapper Oscuros se ocultaron en sus caparazones y atacaron a Sergio yendo en diagonal, pero éste salió corriendo hacia uno de ellos, saltó y los esquivó.

Sherlyn: ¡Impresionante! Este chico cada día me sorprende más.

Sergio: Es hora de mandarles por los aires.

Sergio se transformó en Deku, se metió en una Flor Deku y esperó a que el Snapper Oscuro se pusiera justo debajo para darle la vuelta. Entonces Sergio volvió a la normalidad, le pegó tres espadazos y el Snapper Oscuro se ocultó en su caparazón. Entonces se formó fuego en sus pinchos. Sin embargo...

Sherlyn: ¡Cuidado Sergio, detrás de ti!

El otro Snapper Oscuro intentó atacar a Sergio, pero éste logró esquivarlo a tiempo.

Sergio: Ha faltado muy poco. Gracias, Sherlyn.

Sherlyn: No hay de qué.

El Snapper de los pinchos de fuego intentó atacar a Sergio, pero éste lo esquivó. Acto seguido le lanzó una Bomba de Control Remoto, el Snapper Oscuro se chocó con ella y se dio la vuelta, cosa que aprovechó Sergio para darle otros tres espadazos y derrotarle. Repitió el mismo proceso con el otro y le derrotó. Entonces apareció un cofre. Sergio lo abrió y cogió un medallón con el dibujo de una nube y un rayo.

Sergio: ¿Este es el Medallón de Luz?

Sherlyn: Exacto. Ahora estaremos protegidos contra la maldición del Inframundo.

Sergio estiró la mano con el medallón hacia arriba y un haz de luz les rodeó a él y a Sherlyn.

Por otro lado, en la entrada del Inframundo se abrió la puerta azul.

Sergio: Y ahora vamos a la entrada y vayamos por la puerta azul.

Sergio y Sherlyn volvieron a la entrada del Inframundo y cruzaron la puerta azul accediendo a la Cueva de los Muertos.

Mientras tanto, en otro lugar...

Hades: ¡¿Cómo?! ¡¿Esos dos han salido vivos de las Cavernas del Inframundo?!

De repente Hades se calmó.

Hades: Bueno, pues entonces habrá que hacer los preparativos para la batalla. En primer lugar habrá que reabrir cierto sitio que lleva muchísimo tiempo cerrado... >:D

Volviendo con Sergio y Sherlyn...

Ambos trataron de avanzar, pero se les cruzaron tres Neosombras.

Sergio: ¡Quitad del medio!

Sergio sacó la Espada de los Dioses y derrotó a las Neosombras de un solo espadazo.

Sergio: No lo entiendo. ¿Por qué ahora les he vencido de un espadazo y antes no?

Sherlyn: Al estar protegido contra la maldición del Inframundo, la espada recupera sus poderes.

Sergio: Bueno, pues sigamos.

Sergio y Sherlyn avanzaron y llegaron a los túneles de la Cueva de los Muertos. En el camino Sergio se encontró con algunos Scissors Beetle y algunas Sombras, pero logró derrotarles y llegar a la Cámara Interior.

Sherlyn: Estamos cerca de los aposentos de Hades.

Sergio: Pues vamos allá.

Sergio y Sherlyn avanzaron y llegaron al Valle de los Muertos.

Sergio: Este lugar da un poco de mal yuyu.

Sherlyn: Tienes razón, la verdad.

Sergio: ¿Y eso de ahí arriba qué es?

Sherlyn: Los aposentos de Hades.

Sergio: Pues estamos tardando.

Sergio y Sherlyn avanzaron hasta los aposentos de Hades. Tuvieron que sortear algunas Sombras, pero consiguieron llegar. Sin embargo, la sala estaba vacía.

Sergio: ¿No hay nadie?

Sherlyn: Qué raro. Yo pensaba que estaría aquí.

Sergio: Volvamos a la entrada del Inframundo. Aquí no hacemos nada.

Sergio y Sherlyn volvieron atrás, pero se encontraron que la puerta azul estaba cerrada y había dos Caballeros Oscuros.

Sergio: ¿Dos?

Los dos Caballeros Oscuros fueron a por Sergio. Uno de ellos le intentó dar un hachazo horizontal, pero Sergio lo esquivó y le pegó un espadazo. Acto seguido el Caballero Oscuro le intentó dar un hachazo vertical, pero lo esquivó y le dio otro espadazo. El caballero se desprendió de su armadura, pero Sergio logró derrotarle de dos espadazos. Hizo lo mismo con el otro y se abrió la puerta a la vez que apareció un cofre de colores azul y amarillo. Sergio lo abrió y cogió la Llave del Jefe.

Sergio: Y ahora vamos a buscar al jefe de este sitio.

Sergio y Sherlyn volvieron a la entrada del Inframundo y vieron algo a lo lejos.

Sergio: ¿Qué es eso?

Sherlyn: Es el Infiernódromo.

Sergio: ¿El Infiernódromo?

Sherlyn: Exacto. ¿Has oído hablar alguna vez del Coliseo Romano?

Sergio: Si, mi hermana me habló de él.

Sherlyn: Pues esto es más o menos igual. Según la leyenda, era un lugar donde los demonios luchaban sin piedad, pero como a Zeus no le gustaba decidió clausurarlo.

Sergio: ¿Y por qué está abierto?

Sherlyn: Me da en la nariz que Hades ha roto el sello. Y me da también que nos está esperando ahí dentro.

Sergio: Pues vamos allá.

Sherlyn: Eres consciente de que es un dios. Quiero decir, aunque tengas la Espada de los Dioses él es inmortal y tú no.

Sergio: Lo sé. Aun así tengo que salvar las Tierras Celestiales, y si para salvarlas tengo que enfrentarme a un dios, lo haré.

Sherlyn: Definitivamente has madurado un montón. Ya no te pareces en nada a aquel chico con el que empecé esta aventura. Vamos allá.

Sergio y Sherlyn se montaron en una barca que había y se fueron hacia el Infiernódromo. Cuando llegaron Sergio saltó, metió la llave en la cerradura y las puertas se abrieron.

???: Vaya vaya, pero si es ese chaval amigo de los dioses. Eres un poco temerario viniendo aquí, ¿no crees?

Continuará...