FANDOM


TLoS Cap.42

Sergio llegó a la casa, metió la llave en la cerradura y entró en ella.

???: ¿Quién... quién es?

???: Ya está aquí.

Sergio avanzó por la casa y vio a Sisley y a Romani. Entonces esta última fue a abrazarle llorando.

Romani: ¡Hermano, menos mal que estás aquí! No dejan de aparecer seres oscuros en la ciudad desde hace poco.

Sergio: Lo sé. No creas que me ha sido fácil llegar hasta aquí. Lo importante es que no te ha pasado nada.

Entonces Sergio miró a Sisley.

Sergio: Muchas gracias por haber cuidado de mi hermana.

Sisley: No hay de qué :)

Romani (secándose las lágrimas): Ella me ha contado que ya os conocéis.

Sergio: Si, ya la vimos el día antes de partir hacia el Océano Zora.

Sherlyn: Pero hay algo que no entiendo, Romani.

Romani: ¿El qué?

Sherlyn: Teniendo en cuenta que Sisley no suele abrir a nadie, si no tienes la llave de esta casa, ¿cómo has conseguido entrar?

Romani: Bueno, pues...

FLASHBACK

Romani: ¡Socorro, que alguien me ayude!

Entonces la puerta de la casa del Lavadero se abrió.

???: ¡Deprisa, entra!

Mientras Romani corría hacia la puerta...

Romani: Hermano, ¿dónde estás? Date prisa, por favor.

Romani entró a la casa y la puerta se cerró, pero lo que vio fue una Sombra.

Romani: ¿Cómo? ¿Es que también están aquí dentro?

???: Tranquila, si yo no...

Romani: No me hagas daño, por favor.

???: Pero ya te digo que yo no...

Romani: No quiero ser uno de vosotros, asi que déjame en paz.

???: ¿Te quieres calmar y escucharme? Aunque tenga su aspecto no no soy una de ellos.

Romani: ¿Y cómo sé que no me estás engañando?

???: Si de verdad fuera de los suyos ya te habría atacado, ¿no crees? Además, los que te quieren atacar no hablan.

Romani: En eso llevas razón. Por cierto, ¿sabes algo de una chica llamada Sisley que vive aquí?

???: Soy yo. Un encapuchado fue el que me convirtió en esto. Tenía tanta vergüenza que decidí no salir hasta que alguien lograse anular este hechizo.

Romani: Qué pena... Oye, ¿te importa que me quede aquí? Me da mucho miedo salir ahí fuera.

Sisley: Por supuesto que no, quédate.

Romani: Muchas gracias.

FIN DEL FLASHBACK

Sherlyn: Entonces te ocurrió más o menos lo mismo que a nosotros, porque también en principio la confundimos con una Sombra de verdad. La única diferencia es que nosotros no nos asustamos al verla.

Romani: Es de suponer, vosotros sois más valientes que yo.

Sergio: Yo le agradezco a Sisley que haya cuidado a mi hermana y todo eso, pero tengo que llevarla fuera de la ciudad con su hermana.

Romani: ¿Mi hermana está fuera de la ciudad?

Sergio: Sí, está perfectamente, aunque bastante preocupada preocupada por ti.

Romani: Lo sé, pero tengo miedo de esas cosas.

Sergio: Tranquila. Estoy yo aquí, y mientras yo esté contigo no permitiré que te hagan nada.

Romani: Sabía que dirías eso.

Sergio: Bueno, nos tenemos que ir yendo ya.

Romani: Espera un momento. ¿Sisley no viene?

Sisley: No, yo me quedo. Si no podía salir antes imagínate ahora.

Sherlyn: Tiene sentido. Si los ciudadanos la vieran con la ciudad como está, lo único que harían sería atacarla. Sabia decisión.

Sisley: Ella lo ha dicho.

Sergio: Bueno, pues ya nos veremos. Hasta otra.

Sisley: Hasta otra, chicos. Que tengáis suerte.

Sergio, Sherlyn y Romani salieron de la casa y avanzaron, pero tres Neosombras les cortaron el paso.

Romani: ¡Son ellas!

Sergio: ¿Por qué no han aparecido antes?

Sherlyn: A lo mejor estaban esperando a tu hermana.

Sergio: Pues esta vez ni siquiera se van a acercar a ella.

Sergio sacó su arco, disparó una Flecha de Luz a una de ellas y logró derrotarla, e hizo lo mismo con las otras dos.

Romani: Tú sí que sabes cómo protegerme, no como esos estúpidos de los Bomber, que me dejaron sola. De no ser por Sisley tal vez sería una de ellos.

Sergio: Te aseguro que tuvieron una buena razón para hacerlo.

Romani: ¿Y cómo lo sabes?

Sergio: Cuando salgamos de aquí mejor que te lo expliquen ellos.

Romani: De acuerdo.

Sergio, Sherlyn y Romani avanzaron y llegaron a la parte oeste de la ciudad. Sergio tuvo que derrotar a algunas Sombras, pero llegaron a la parte sur.

Sergio: Ya casi estamos.

Los tres avanzaron a la parte este de la ciudad, pero cuando se dirigían a la salida aparecieron cuatro Megasombras rodeándoles.

Romani: ¡Oh no!

Sergio: Rayos...

Dark Sergio (desde lo alto de la torre): A ver cómo salís de esta >:)

Las Megasombras empezaron a acercarse a Sergio y Romani.

Sergio: Romani, a mi señal, sal corriendo.

Romani: ¿Qué vas a hacer?

Sergio sacó su espada y se preparó para hacer el Ataque Circular. Entonces saltó sobre una de ellas y soltó la energía de forma vertical derrotando a una de las Megasombras.

Sergio: ¡Ahora!

Romani salió corriendo por el hueco que quedó libre, pero las Megasombras fueron tras ella. Sin embargo Sergio se puso delante de ellas.

Sergio: ¿Adónde creéis que vais?

Sergio derrotó a dos Megasombras, pero la que quedaba se fundió con el suelo y salió a la superficie detrás de él. Sin embargo Romani se dio cuenta y sacó su arco.

Romani: ¡Ni se te ocurra tocar a mi hermano!

Romani disparó un flechazo a la Megasombra, ésta se giro y fue a por ella. Sin embargo...

Sergio: Ni te acerques a mi hermana.

Sergio se preparó para hacer el Ataque Circular, saltó y soltó la energía de forma vertical, derrotándola.

Sergio: Gracias Romani, te debo una.

Romani: Bueno, realmente has sido tú quien la ha derrotado.

Sergio: Pero si no la hubieras disparado con tu arco me habría hecho daño. No me des a mí todo el mérito.

Romani: Supongo que tienes razón, asi que no hay de qué.

Sergio: Bueno, vamos a ponerte a salvo.

Sergio, Sherlyn y Romani salieron de la ciudad y ésta fue corriendo a abrazar a su hermana.

Cremia: ¡Romani! ¡Estás a salvo!

Romani: Sí. Me metí en casa de esa amiga tuya y estuve esperando a mi hermano.

Cremia: Espera, espera. ¿Dices que has estado en casa de Sisley?

Romani: Sí. ¿Ocurre algo?

Anju: ¿Por qué no está aquí?

Romani: Eeehhh, pueeeees...

Sergio: Prefirió quedarse en su casa hasta que pase todo esto. Dice que allí dentro estará más segura.

Cremia: Bueno, sólo espero que no le pase nada.

Jefe Bomber: Menos mal Romani, parece que estás bien.

Romani: Si, pero no gracias a vosotros >:(

Jefe Bomber: Pero...

Romani: ¿Os dais cuenta de que por vuestra culpa podría ser una de ellos? Me dejasteis sola a merced de esas cosas.

Sergio: Hermana, deja que te expliquen lo que pasó.

Romani (suspirando): Está bien.

Jefe Bomber: Si te dejamos sola no fue con mala intención. Lo que pasó fue que nos quedamos sin munición e ibamos a salir de la ciudad a por más para ayudarte.

Romani: ¿En serio?

Jefe Bomber: Si. Nosotros siempre ayudamos a la gente, y si hacemos estas cosas nunca es con mala intención, te lo aseguro. Perdónanos, por favor.

Cremia: Después de esto nos va a costar mucho perdonaros, la verdad.

Jefe Bomber: Bueno, lo entendemos.

Sergio (mirando a la Torre del Reloj): Y ahí nos está esperando él.

Romani: ¿Quién?

Sergio: Dark Sergio, el mismo que te raptó.

Romani: ¿Y vas a luchar contra él?

Sergio: Es la única manera de salvar Ciudad Reloj. De hecho, no volveré aquí hasta derrotarle.

Jefe Tienda de Armas: Antes de irte, creo que te vendría bien una poción roja.

Sergio: Gracias, pero con dos más será suficiente.

Jefe Tienda de Armas: Vale. Normalmente te pediría 50 rupias, pero teniendo en cuenta la situación actual te saldrá gratis.

El jefe de la Tienda de Armas le dio las pociones a Sergio y él y Sherlyn se prepararon para irse.

Sergio: Ya es hora de ir a por Dark Sergio.

Sherlyn: Ten claro lo siguiente: Una vez entres en la ciudad no habrá vuelta atrás.

Sergio: Lo sé. Derrotaré a Dark Sergio y volveré aquí sano y salvo, ya lo veréis. Y en el caso de caer derrotado, os aseguro que no será sin darlo todo por vosotros.

Sergio y Sherlyn entraron en la ciudad y todos les miraron preocupados.

Cremia (juntando las manos y pensando): Mucha suerte, hermano. Eres nuestra única única esperanza, por favor no nos falles.

Dentro de la ciudad...

Continuará...