FANDOM


TLoS Navidad Cap.1

Era el día de nochebuena en Términa. Todo estaba blanco por la nieve y todos estaban ultimando los preparativos para el día de Navidad. En el Rancho Romani...

Sergio: Dadme ese espumillón.

Cremia le dio espumillón a Sergio y éste lo colocó en la pared.

Sergio: Bueno, pues esto ya está.

Romani: Mañana va a ser Navidad, estoy muy emocionada.

Sergio: Yo también.

Cremia: Y yo.

Sherlyn: Yo sobre todo, van a ser mis primeras navidades en familia.

Sergio: Me alegro mucho por ti.

De repente alguien llamó a la puerta.

Sergio: Ya abro yo.

Sergio abrió la puerta. Resultó ser el cartero.

Cartero: Buenos días.

Sergio: Buenos días.

Cartero: Señor Sergio, traigo una carta para usted.

Sergio: ¿Para mí?

Cartero: Sí.

Sergio cogió la carta.

Cartero: Hasta luego.

Sergio: Gracias, hasta luego.

El cartero se fue y Sergio cerró la puerta.

Romani: ¿Qué es, hermano?

Sergio: Una carta. Voy a subir a mi cuarto a leerla.

Cremia: De acuerdo. Léela tranquilo, que nosotras nos encargamos del resto.

Sergio y Sherlyn subieron a la habitación y Cremia y Romani siguieron colocando los adornos.

Sherlyn: ¿Y bien? ¿De quién es?

Sergio: Aquí pone que es de Andrea.

Sherlyn: ¿Andrea? ¿Esa no es la chica que conociste en Hyrule?

Sergio: Sí, esa misma.

Sherlyn: ¿Y qué dice?

Sergio leyó la carta, la cual decía así:

'Hola Sergio, ¿cómo estás? Hace mucho que no sé nada de ti. Quería que supieras que desde que acabaste con los Emperadores Oscuros todo ha mejorado mucho en Hyrule: El castillo fue reconstruido, no hay ningún ser maligno y todos vivimos en paz y armonía. Asi que, una vez más, agradecerte todo lo que hiciste por nosotros. Por cierto, he decidido que mañana voy a ir a tu casa a pasar las navidades contigo.

Un beso
Andrea'

Sherlyn: ¿Va a venir aquí?

Sergio: Eso parece.

Sherlyn: Vaya, qué calladito te lo tenías, ¿eh pillín?

Sergio(sonrojándose): Ella no es mi novia, simplemente somos amigos.

Sherlyn: Hombre, una simple amiga no cruzaría el portal que conecta Términa con Hyrule sólo para venir a verte.

Sergio: Eso sí, lo cierto es que no voy a negarte que me gusta.

Sherlyn: ¿Y tienes pensado qué vas a regalarle?

Sergio: Aún no.

Sherlyn: No importa, vamos a la ciudad a mirar que seguro que tienen algo.

Sergio: Vale.

Sergio y Sherlyn bajaron. Cuando se disponían a abrir la puerta...

Cremia: Perdona Sergio, ¿me puedes hacer un favor?

Sergio: Claro.

Cremia: ¿Puedes ir a la ciudad a comprar fresas? Yo estoy muy liada y no puedo.

Sergio: Claro, no hay problema.

Cremia: Bien, toma el dinero.

Cremia le dio una rupia púrpura a Sergio.

Sergio: Vale, enseguida venimos.

Dicho esto él y Sherlyn se fueron a Ciudad Reloj, y cuando llegaron fueron al mercado.

Dependiente frutería: Buenos días.

Sergio: Buenos días. ¿Podría darme esas fresas?

Dependiente frutería: Claro, Son 50 rupias.

Sergio pagó las 50 rupias y el dependiente le dio las fresas.

Sergio: Muchas gracias.

Dependiente frutería: A usted.

Sergio: Bueno, y ahora vamos a casa.

Sherlyn: Espera. Ya que estamos aquí podemos mirar un regalo para Andrea.

Sergio: Es cierto, no había caído.

Sergio y Sherlyn fueron a una joyería y se fijaron en unos pendientes.

Sergio: Son preciosos. ¿Crees que le gustarán?

Sherlyn: Seguro, si me gustan hasta para mí.

Sergio: Perdone, ¿cuánto valen esos pendientes?

Dependiente joyería: 100 rupias.

Sergio le dio una rupia plateada al dependiente y éste le dio los pendientes.

Sergio: Muchas gracias.

Dependiente joyería: De nada, y espero que le gusten a su novia.

Ante este comentario Sergio se sonrojó y Sherlyn se rió. Después salieron de la ciudad y él y Sherlyn volvieron al rancho.

Sergio: ¡Ya estamos aquí!

Cremia: ¿Has traído lo que te pedí?

Sergio(sacando las fresas): Sí.

Cremia: Muchas gracias, Sergio.

Sergio: De nada. ¿Quieres que te ayude en algo más?

Cremia: No, no es necesario.

Sergio: Vale.

Un rato después, por la tarde...

Sergio: ¿Me ayudas a envolver los pendientes?

Sherlyn: Claro.

Sergio y Sherlyn cogieron papel de regalo y envolvieron los pendientes.

Sergio: Bueno, pues esto ya está. Gracias, Sherlyn.

Sherlyn: No hay de qué.

???: Chico...

Sergio: ¿Eh?

Sherlyn: ¿Qué ocurre, Sergio?

Sergio: Juraría que alguien me ha llamado.

???: Chico...

Sherlyn: Es cierto, han vuelto a llamarte.

Sergio: Quien quiera que seas, déjate ver.

???: Estoy aquí abajo, en el suelo.

Sergio y Sherlyn miraron el suelo y vieron a un elfo muy pequeño.

Sergio: No puede ser, pero si es...

Sherlyn: Es uno de ayudantes de Santa Claus. Jamás pensé que llegaría a ver uno.

Sergio: Ni yo. Pero dime, ¿para qué me estás buscando?

Ayudante de Santa: La Navidad está en peligro.

Sergio: ¿Cómo que está en peligro?

Ayudante de Santa: Ha ocurrido algo grave con Santa Claus, y si no lo solucionamos no habrá Navidad. Ni para vosotros ni para nadie.

Sergio: Está bien, cuenta con nosotros.

Sergio cogió la espada, el escudo y sus objetos.

Ayudante de Santa: Tened en cuenta que esto es una misión altamente secreta. Nadie puede saberlo.

Sherlyn: ¿Ni siquiera sus hermanas?

Ayudante de Santa: Ni siquiera ellas.

Sergio: ¿Y qué hacemos? Si Cremia y Romani me ven salir con la espada y el escudo sospecharán.

Sherlyn: Déjame a mí.

Sherlyn bajó y fue al salón.

Sherlyn: Oye Cremia, ¿podemor ir Sergio y yo a dar una vuelta?

Cremia: Claro que sí, pero os quiero aquí cuando esté oscureciendo.

Sherlyn: De acuerdo.

Y Sherlyn se dirigió a las escaleras.

Sergio(en voz baja): ¿Y bien?

Sherlyn(en voz baja): Ha dicho que volvamos cuando anochezca.

Sergio fue corriendo hasta la puerta.

Sergio: ¡Hasta luego!

Cremia y Romani: ¡Hasta luego, Sergio!

Cremia: ¡Llévate a Tornado si quieres!

Cuando Sergio, Sherlyn y el ayudante de Santa Claus se fueron...

Romani: Oye hermana, ¿para qué son las fresas que ha traído Sergio esta mañana?

Cremia: Son para el postre de esta noche. ¿Me ayudas a prepararlo?

Romani: ¡Sí! :D

Cremia: Bien, pues vamos a la cocina.

Mientras tanto...

Sergio: Tornado, ¿nos acompañas a una aventura?

Tornado asintió.

Sergio: Bien, pues vámonos.

Sergio se subió en Tornado y él, Sherlyn y el ayudante de Santa Claus salieron del rancho.

Sergio: ¿Y adónde tenemos que ir?

Ayudante de Santa: Tenemos que ir al acceso a las Montañas Nevadas.

Sherlyn: ¿El acceso a las Montañas Nevadas?

Ayudante de Santa: Sí, yo les indicaré donde parar.

Los tres llegaron al acceso a las Montañas Nevadas. Sin embargo...

Ayudante de Santa: ¿Eh? ¿Por qué paramos? Si ya casi hemos llegado.

Sergio: Porque esto está bastante alto para Tornado.

Entonces Sergio se bajó de Tornado.

Sergio: Lo siento Tornado, pero no puedes seguir avanzando. Espéranos aquí, ¿vale?

Tornado asintió. Sergio, Sherlyn y el ayudante de Santa avanzaron un poco y el elfo extendió su mano haciendo que apareciese un agujero.

Sherlyn: Guau...

Ayudante de Santa: Es por ahí.

Los tres cruzaron el agujero y aparecieron en un paisaje nevado con una gran casa al fondo.

Ayudante de Santa: Pues aquí es, estamos en Ciudad de la Navidad.

Sherlyn: Increíble, jamás llegué a imaginar que se llegaría a este sitio desde las Montañas Nevadas.

Sergio: Ojalá Cremia y Romani pudieran ver esto.

Ayudante de Santa: Vamos, tenemos que ir a la fábrica.

Los tres llegaron a la Plaza de los Dulces, pero allí aparecieron dos Chuchus de Hielo y un Muñeco de Nieve Maligno.

Ayudante de Santa: ¡Aaaah! ¡Son esas cosas!

Y el ayudante de Santa Claus se escondió.

Sergio(sacando la espada y el escudo): Bien, pues vamos allá.

Los Chuchus fueron a por Sergio, pero éste los derrotó de un espadazo. Después se transformó en Goron y fue a por el Muñeco de Nieve Maligno. Éste intentó darle un puñetazo, pero Sergio lo bloqueó y le derrotó de tres puñetazos. Entonces apareció otro enemigo, que era una caja con patas.

Sergio: ¿Otro?

Sherlyn: Es un Soldado de Plomo. Se desplaza saltando y para atacar el soldado sale de la caja y dispara. También de esa caja puede salir una calabaza.

Sergio volvió a la normalidad. Entonces el soldado salió de la caja y disparó, pero Sergio se protegió con el escudo y le dio tres espadazos. Acto seguido el soldado se metió en la caja, ésta saltó y salió una calabaza atacando a Sergio, pero éste se protegió con el escudo y le dio tres espadazos. Después la calabaza se metió en la caja, ésta saltó y salió el soldado de plomo disparando a Sergio, pero éste se protegió con el escudo, le dio tres espadazos y le derrotó. Entonces el ayudante de Santa Claus salió de su escondite.

Ayudante de Santa: ¿Ya está?

Sergio: Sí, los he vencido. Tranquilo.

Sherlyn: Bueno, entremos ahí.

Los tres entraron y vieron a otros ayudantes de Santa Claus.

Ayudante de Santa (chica): Menos mal que estás aquí, héroe de Términa y de Hyrule.

Sergio: ¿Qué es lo que pasa?

Los ayudantes señalaron a Santa Claus, el cual estaba convertido en piedra.

Sergio: ¿Ese es Santa Claus?

Sherlyn: ¿Y por qué se ha transformado en piedra?

Ayudante de Santa 2(chica): Resulta que Santa Claus encontró una gema blanca y la cogió, pero esa gema brilló y Santa se transformó en piedra. Y además la gema cayó al suelo y se rompió.

Ayudante de Santa 2: Venid con nosotros.

Sergio y Sherlyn siguieron a los elfos hacia la fábrica de juguetes.

Sergio: ¿Esto qué es?

Ayudante de Santa: Esto es la fábrica de juguetes, donde envolvemos los juguetes.

Ayudante de Santa (chica): El problema es que eso no nos sirve de nada si no podemos entregar los regalos.

Sherlyn: ¿Y no podéis manejar vosotros el trineo?

Ayudante de Santa: Qué va, somos demasiado pequeños para eso.

Sergio se quedó pensando un rato.

Sergio: ¿Sabéis si hay alguna manera de que Santa vuelva a la normalidad?

Ayudante de Santa 2 (chica): Bueno, en las Montañas Nevadas hay una cueva en la que hay un antídoto para salvar a Santa, pero no sabemos dónde está exactamente.

Sergio: No os preocupéis, encontraré ese antídoto y salvaré a Santa Claus.

Sherlyn: ¡Claro! No permitiremos que ningún niño se quede sin Navidad.

Ayudante de Santa (chica): Estupendo, sabíamos que podíamos contar con vosotros.

Ayudante de Santa 2: Mucha suerte.

Sergio: Gracias, luego volvemos.

Sergio y Sherlyn salieron de la fábrica y de la casa de Santa Claus. Sergio derrotó a dos Chuchus de Hielo, un Muñeco de Nieve Maligno y un Soldado de Plomo. Ambos salieron de Ciudad de la Navidad y fueron a las Montañas Nevadas.

Continuará...