FANDOM


TLoS Navidad Cap.2

Sergio y Sherlyn salieron de Ciudad de la Navidad y fueron a las Montañas Nevadas.

Sergio: ¿Dónde crees que podría estar esa cueva?

Sherlyn: A saber. No va a ser nada fácil encontrarla, asi que habrá que buscar bien.

Sergio y Sherlyn miraron bien en la zona de la casa del ermitaño, pero no encontraron la cueva. Buscaron también en el acceso al Pueblo Goron y en el mismo Pueblo Goron, pero no la encontraron.

Sergio: Nada, ni rastro de la cueva.

Sherlyn: O la encontramos pronto o esta noche no hay Navidad.

De pronto aparecieron dos Goron y Sergio y Sherlyn se escondieron detrás de un árbol.

Goron 1: ¿Has visto el agujero que hay en el agua de aquí?

Goron 2: Sí, no lo había visto antes. Lástima que nosotros no podamos acceder.

Cuando los Goron se fueron...

Sherlyn: ¿Has oído eso?

Sergio: Alto y claro.

Entonces Sergio se transformó en Zora.

Sergio: Vamos a buscar esa cueva.

Sergio se tiró al agua y él y Sherlyn se separaron para buscar la cueva. Cuando Sergio la encontró...

Sergio: ¡Sherlyn, la encontré!

Sherlyn fue hacia donde estaba Sergio.

Sherlyn: Muy bien, pues vamos allá.

Sergio se sumergió y él y Sherlyn entraron en la cueva. Cuando salieron a la superficie salieron del agua y Sergio volvió a la normalidad. Abrió la puerta y accedió a la siguiente sala, en la que de pronto aparecieron muchas Sombras.

Sherlyn: Dios mío, hay muchísimas.

Sergio elevó un poco el Escudo de Términa y éste se convirtió en otra Espada Dorada. Entonces derrotó a todas las Sombras y la otra puerta se abrió. Sergio elevó la otra Espada Dorada y ésta volvió a ser el Escudo de Términa. Después accedió a la siguiente sala en la que había cuatro Chuchus de Hielo, a los que venció sin ningún problema. La otra puerta se abrió y accedió a la siguiente sala, en la que había dos Muñecos de Nieve Malignos.

Sergio: Esto ya es un poco más serio.

Sergio se transformó en Goron y uno de los Muñecos de Nieve Malignos le intentó pegar un puñetazo, pero Sergio lo bloqueó y le derrotó de tres puñetazos.

Sherlyn: ¡Cuidado!

El otro Muñeco de Nieve Maligno intentó pegarle ul puñetazo a Sergio, pero éste logró bloquearlo por muy poco y le derrotó de tres puñetazos. Entonces la otra puerta se abrió.

Sergio: Uf, eso ha estado muy cerca.

Sergio volvió a la normalidad y accedió a la siguiente sala, en la que aparecieron dos Soldados de Plomo.

Sherlyn: Más difícil todavía, ahora son dos de esos.

Sergio elevó un poco el Escudo de Términa y éste se convirtió en otra Espada Dorada. Los dos Soldados de Plomo dispararon, pero Sergio esquivó los disparos e hizo combos a uno de ellos. Acto seguido ambos soldados se metieron en la cajas, éstas saltaron y salieron calabazas atacando a Sergio, pero Sergio esquivó los ataques, hizo combos a una de ellas y la derrotó. Acto seguido la otra calabaza se metio la caja, ésta saltó y salió atacando a Sergio, pero éste la esquivó y le hizo combos. Después la calabaza se metió en la caja, ésta saltó y salió el soldado disparando, pero Sergio esquivó esos disparos, le hizo combos y le derrotó. Entonces la otra puerta se abrió, Sergio elevó la otra Espada Dorada convirtiéndose en el Escudo de Términa. Entonces Sergio accedió a la siguiente sala, en la cual había un vacío y una Flor Deku en ambos lados. Al otro lado había un cofre grande.

Sergio: Ahí hay un cofre grande. ¿Crees que será el antídoto que buscamos?

Sherlyn: Ábrelo y lo sabremos.

Sergio se transformó en Deku, se metió en la flor, saltó, llegó al otro lado y volvió a la normalidad. Entonces abrió el cofre, el cual contenía un frasco.

Sergio: ¿Este es el antídoto?

Sherlyn: Exacto, ese es.

Sergio: Pues volvamos a Ciudad de la Navidad.

Sergio y Nelly salieron de la cueva y fueron a la casa de Santa Claus. Allí...

Aydante de Santa: ¿Tenéis el antídoto?

Sergio: Por supuesto.

Sergio sacó el antídoto y se lo echó a Santa Claus por encima, el cual volvió a la normalidad.

Santa Claus: ¿Eh? ¿Dónde estoy?

Ayudante de Santa (chica): En tu casa.

Santa Claus: ¿Qué ha pasado?

Ayudante de Santa 2 (chica): Cogiste una gema y te convertiste en piedra. Uno de nosotros fue a pedir ayuda a Sergio y él te ha salvado.

Santa Claus: ¿Es cierto eso?

Sherlyn: Totalmente.

Santa: En tal caso debo darte las gracias, no sólo por salvarme a mí, sino también por salvar la Navidad.

Sergio: No hay de qué, no iba a permitir que nadie se quedase sin Navidad.

Santa Claus: Lo cierto Sergio, es que eres un niño que se porta muy bien y tienes un gran sentido de la justicia, asi que no te quepa ninguna duda de que tendrás Navidad. Y más después de lo que has hecho hoy.

Sergio: Muchas gracias.

Santa Claus: Y lo mismo digo respecto a ti, Sherlyn.

Sherlyn: Se lo agradezco, señor Santa Claus.

Sergio: Bueno, creo que ya va siendo hora de irnos.

Santa Claus: Pues nada Sergio, agradecerte una vez más lo que has hecho y feliz Navidad.

Sergio: Muchas gracias señor Santa Claus. Adiós.

Sherlyn: Adiós.

Ayudante de Santa 2: Adiós, y gracias por la ayuda.

Sergio y Sherlyn se fueron de Ciudad de la Navidad y uno de los ayudantes de Santa Claus cerró el agujero para acceder a ella.

Sherlyn: Ha sido increíble, jamás pensé que vería con mis propios ojos a Santa Claus.

Sergio: Yo tampoco. Este día lo voy a recordar toda mi vida.

Sherlyn: Y yo.

Sergio y Sherlyn miraron el sol.

Sherlyn: Está a punto de anochecer. Tenemos que volver al rancho cuanto antes.

Sergio fue hacia Tornado y se subió en él.

Sergio: Bien Tornado, volvamos a casa.

Tornado asintió y él, Sergio y Sherlyn volvieron al rancho. Cuando llegaron Sergio dejó la espada y el escudo en el mismo sitio que Tornado y entró en casa.

Sergio: ¡Ya estamos aquí!

Cremia: Hola, Sergio. ¿Qué tal el paseo?

Sergio: Muy bien. ¿Y vosotras qué tal?

Romani: Muy bien. Mi hermana y yo hemos preparado una sorpresa para después de cenar.

Sergio: ¿Una sorpresa?

Sherlyn: Me muero de ganas de saber qué es.

Cremia: Tened paciencia, después de la cena lo sabréis.

Sergio volvió a por la espada y el escudo y los subió mientras Cremia no le veía.

Por la noche, después de la cena...

Sergio: Estaba muy rica la cena.

Cremia: Me alegro. Ahora viene el postre.

Cremia llevo el postre a la mesa. Resultaron ser fresas con nata en cuencos.

Sergio: De modo que las fresas eran para esto...

Cremia: Probadlo a ver si os gusta.

Sergio, Sherlyn y Romani probaron el postre.

Sergio: ¡Está muy bueno!

Sherlyn: Cierto, la espera ha merecido la pena.

Cremia sonrió. Ella también comió el postre y un rato después todos se fueron a dormir.

Al día siguiente Romani se despertó, bajó y vio los regalos bajo el árbol.

Romani: ¡Santa Claus ha venido!

Cremia se despertó y fue al salón.

Romani: ¡Cremia, Santa Claus ha venido!

Cremia: Sí, es cierto. ¡Sergio, baja!

Sergio y Sherlyn salieron de la cama y bajaron.

Sergio: ¡Anda, pero si Santa Claus ha pasado por aquí!

Sherlyn: Qué ganas tengo de abrir los regalos.

Cremia: ¿Entonces a qué esperamos?

Sergio y Sherlyn se miraron y se guiñaron el ojo mutuamente. Los cuatro fueron hacia el árbol y cogieron sus regalos. El de Cremia era una pulsera, el de Romani era un camisón azul, el de Sherlyn un CD con las canciones de la banda "Los Indigo-Go's" y el de Sergio era una ocarina verde. Después cada uno cogió su regalo y lo guardó

Más tarde, en Ciudad Reloj...

Andrea y su perro Tobi salieron de la Torre del Reloj.

Andrea: Bueno, pues ya estamos en Términa. Ahora a buscar la casa de Sergio.

???: ¡Andrea!

Andrea: ¡Nelly, qué sorpresa!

Nelly: Sorpresa la mía de verte aquí.

Sisley: ¿La conoces?

Nelly: Sí, es amiga de Sergio y mía. La conocimos en Hyrule.

Andrea: Ahora que lo pienso, ¿Sergio no está contigo?

Nelly: No, es que él vive con una amiga mía.

Andrea: Ah... Bueno, ¿y tú cómo te llamas?

Sisley: Yo me llamo Sisley, Nelly vive conmigo. Encantada.

Andrea: Lo mismo digo Sisley, yo me llamo Andrea.

Sisley: ¿Ese perro es tuyo?

Andrea: Sí.

Sisley: Es muy mono. ¿Cómo se llama?

Andrea: Tobi.

Sisley le hizo caricias a Tobi y éste se puso muy contento.

Nelly: ¿Y qué te trae por aquí, Andrea?

Andrea: Estoy buscando la casa de Sergio. ¿Sabéis dónde está?

Sisley: Por supuesto que sí. Ven con nosotras.

Sisley y Nelly llevaron a Andrea hasta el acceso al Camino Lácteo.

Andrea: ¿Es por aquí?

Sisley: Sí. Sigue este camino y llegarás.

Andrea: De acuerdo, muchas gracias. Adiós.

Sisley: No hay de qué, hasta la vista.

Nelly: Adiós Andrea.

Andrea y Tobi cruzaron el Camino Lácteo y llegaron al Rancho Romani.

Andrea: Bueno, pues aquí es.

Mientras tanto, Sergio estaba tocando su ocarina.

???: ¡Sergio!

Sergio: ¿Eh?

???: ¡Sergio, aquí!

Sergio: Pero si es Andrea.

Cremia: ¿Quién?

Sergio fue hacia donde estaba Andrea.

Sergio: Hola, Andrea.

Andrea: Hola, Sergio. Tal y como te dije, he venido.

Cremia: ¿Tal y como le dijiste?

Sergio: La carta que recibí ayer era de ella, y me dijo que vendría hoy.

Cremia: ¿Y quién eres tú?

Andrea: Me llamo Andrea, y soy amiga de Sergio. Le conocí en Hyrule.

Cremia: Encantada Andrea. Yo soy Cremia, su hermana mayor.

Sherlyn: Yo soy Sherlyn, su hada. Encantada.

Andrea: Entonces tú eres la amiga de la que Nelly me habló antes.

Sherlyn: ¿Te has encontrado con Nelly?

Andrea: Sí, de hecho ella y otra chica llamada Sisley me han llevado hasta aquí.

Romani: Y yo soy Romani, la otra hermana de Sergio.

Andrea: Dios mío Romani, te pareces muchísimo a una chica de Hyrule que también vive en un rancho. Sois como dos gotas de agua.

Sherlyn: Sí, Sergio ya nos lo comentó cuando volvió de Hyrule.

De pronto Cremia se fijó en Tobi.

Cremia: ¿Ese perrito es tuyo?

Andrea: Sí. Se llama Tobi.

Cremia y Romani se acercaron a Tobi y le acariciaron.

Romani: Es muy mono.

Andrea: ¿No os importa que me quede hoy aquí?

Cremia: En absoluto.

Andrea: Muchas gracias.

Andrea sacó una caja envuelta y se la dio a Sergio.

Andrea: Esto es para ti, Sergio. Feliz Navidad.

Sergio cogió el regalo y lo abrió. Resultó ser un colgante con una S.

Sergio: Un colgante con la letra inicial de mi nombre. Muchas gracias.

Andrea: De nada.

Sergio se puso el colgante.

Sergio: Yo también tengo algo para ti. Enseguida vuelvo.

Sergio subió a por la caja de los pendientes, bajó y se la dio a Andrea.

Sergio: Aquí tienes. Feliz Navidad.

Andrea abrió la caja, vio los pendientes y se puso muy contenta.

Andrea: Estos pendientes son preciosos. Muchas gracias, Sergio.

Andrea le dio un beso en la mejilla y se sonrojó, lo que provocó que Cremia, Romani y Sherlyn se rieran por lo bajo.

Sergio: No-no hay de qué.

Andrea se puso los pendientes.

Sherlyn: Bueno, ¿qué os parece si pasamos a la casa y charlamos un poco?

Andrea: Por mí vale.

Cremia: Yo también estoy de acuerdo.

Todos pasaron a la casa y charlaron muy animadamente.

Por la tarde...

Andrea: Oye Sergio, ¿quieres que vayamos a dar una vuelta?

Sergio: ¿Una vuelta tú y yo... a solas?

Andrea asintió.

Sergio: Por mí encantado, pero no sé si mis hermanas...

Cremia: Tranquilo Sergio, por nosotras no hay ningún problema.

Sherlyn: Así de paso aprovechas y le enseñas esta región.

Sergio: De acuerdo. Vámonos, Andrea.

Romani: ¡Pasadlo bien!

Cuando Sergio y Andrea se fueron...

Romani: Pues a mí esa chica me ha caído bien.

Sherlyn: A mí también.

Cremia: Y a mí.

Sergio y Andrea estaban dando un paseo a la vez que éste le enseñaba la región de Términa. Sin duda, eran unas navidades que nunca olvidaría.

Fin TLoS Navidad