FANDOM


TLoS2 Cap.12

Fuera de la Ciudad Goron...

Sergio: Espera. ¿Tenemos que ir hasta ese volcán?

Nelly: Sí, pero no tenemos que entrar en él.

Sergio: Menos mal, ya me inaginaba que tendríamos que entrar ahí dentro.

Sergio y Nelly fueron subiendo y cuando llegaron a la subida de la montaña cayó un Tektite.

Sergio: ¡Ah, qué susto! ¿Qué enemigo es?

Nelly: Es un Tektite. Ataca a sus enemigos saltando. Atácale cuando esté en el suelo.

El Tektite saltó hacia Sergio, pero éste se protegió y le venció de un espadazo.

Nelly: Deberás estar alerta, me apuesto mis alas a que encontraremos más conforme vayas escalando.

Sergio: Vale.

Sergio fue escalando. De vez fue parando para vencer algún Tektite, pero siguió subiendo hasta que llegó a lo alto de la Montaña de la Muerte.

Nelly: Bueno, pues ya hemos llegado.

Sergio: Bien, ¿y dónde está el Goron ese? Yo no le veo.

Nelly: Qué raro, pero si aquel Goron nos dijo que estaba aquí arriba.

???: ¿Quién está ahí?

De repente apareció un Goron gigante.

Sergio: ¡Ah, qué susto!

Goron: ¿Quiénes sois vosotros?

Sergio: Me llamo Sergio y ella es Nelly, mi compañera.

Goron: Y bien, Sergio y Nelly, ¿qué se os ofrece?

Nelly: Queremos saber qué ha pasado con los Goron que había aquí. No hay ni uno.

Goron: Veréis, hace seis meses vivíamos tan tranquilos hasta que vino un tipo de negro, el cual dijo que quería apoderarse del Templo Goron. Nuestro jefe se enfrentó a él, pero cayó derrotado. Después de eso él y todos los demás Goron fueron capturados y encerrados. ¿Dónde están? Me temo que no lo sé.

Sergio: Pues vaya... Entonces para salvarles tendremos que derrotar a ese tipo de negro.

Goron: En tal caso te aconsejo que tengas mucho cuidado. Ese tipo ataca con fuego y es bastante fuerte.

Sergio: No se preocupe, yo también soy fuerte.

Nelly: ¿Cómo podemos acceder al templo?

Goron: Tenéis que intentar abrir la puerta de la sala de nuestro jefe, pero la verdad es que no sé cómo se hace.

Sergio: Bueno, ya encontraremos la manera. Muchas gracias por la información.

Goron: De nada. Hasta luego, espero que consigáis salvarles.

Sergio y Nelly bajaron y de camino a la Ciudad Goron...

Sergio: ¿Cómo abriremos la puerta de la sala del jefe de los Goron?

Nelly: No lo sé, pero tal vez el Goron que vimos antes lo sepa.

Sergio: Buena idea, vayamos a preguntarle.

Sergio y Nelly entraron en la Ciudad Goron. Sergio tuvo que vencer algunas Sombras, pero finalmente llegaron a la parte inferior. Allí aparecieron cuatro Asesinos y Sergio sacó la espada y el escudo, pero...

Sergio: ¿Eh?

De repente bajó un Goron de color oscuro con marcas rojas en su barriga:

Goron Oscuro

Sergio: ¿Un Goron? ¿Pero no nos dijo el de antes que no había ninguno?

Nelly: Si. Además, nunca he visto un Goron con esos colores.

Goron: Destruir... al héroe de Términa.

Sergio: ¿Qué?

El Goron se acercó a Sergio y le intentó pegar un puñetazo, pero éste logró esquivarlo.

Sergio: ¿Pero qué le sucede a este Goron?

Nelly (pensando): ¿Ese Goron no será...? No, no es posible.

Sergio se acercó al Goron e intentó darle un espadazo, pero le detuvo con su mano y le apartó. Acto seguido escupió tres bolas de fuego, pero Sergio las bloqueó.

Sergio: ¿Desde cuándo los Goron escupen fuego por la boca?

Nelly: No sé, todo esto es muy raro.

Sergio: ¿Y qué hacemos?

Nelly: Olvídate del Goron y céntrate en los Asesinos. Ya pensaremos luego cómo derrotarle.

Sergio: Está bien.

Uno de los Asesinos se ocultó en el suelo y atacó a Sergio, pero éste se protegió, le sacó a la superficie y le derrotó de seis espadazos. Acto seguido otro de ellos salió a la superficie y Sergio aprovechó para derrotarle de seis espadazos. Sin embargo...

Nelly: ¡Cuidado, Sergio!

El Goron lanzó una llamarada, pero Sergio la esquivó por poco.

Sergio (pensando): ¿Pero qué clase de Goron es éste?

Sergio derrotó a los otros dos Asesinos y la puerta de la sala del jefe de los Goron se abrió. Sergio y Nelly se dirigieron hacia ella, pero el Goron se interpuso.

Nelly: ¡Maldita sea, quítate de en medio!

Sergio se quedó pensando unos segundos.

Sergio: ¡Toma esto!

Sergio lanzó una Nuez Deku que cegó al Goron y él y Nelly salieron corriendo hacia la sala del jefe de los Goron.

Goron: ¿Pero qué...?

Nelly (en voz baja): Buena idea, la verdad es que a mí no se me hubiera ocurrido algo así.

Sergio (en voz baja): Gracias. Ahora busquemos la entrada del templo.

Nelly (en voz baja): Está bien, pero primero esperemos a que se vaya.

El Goron estuvo buscándoles por la Ciudad Goron, pero no les encontró. Entonces Sergio y Nelly buscaron la entrada al Templo Goron.

Sergio: ¿Dónde podrá estar?

Nelly: ¿Y si movemos esta estatua a ver?

Sergio: Buena idea.

Sergio intentó mover la estatua, pero no pudo.

Sergio: No puedo, es demasiado pesada.

Nelly: ¿De verdad esperabas moverla con tu aspecto actual?

Sergio: Tienes razón, no sé en qué estaba pensando.

Mientras tanto, el Goron siguió buscándoles, pero no les encontró. Sin embargo...

Goron: Espera, no he mirado en la habitación del jefe.

Al oír esto, Sergio y Nelly se asustaron.

Nelly (en voz baja): ¡Viene hacia aquí! ¿Qué hacemos?

Sergio (en voz baja): Ven.

Sergio y Nelly se escondieron debajo de una mesa y el Goron entró a la sala. Estuvo buscándoles, pero no les encontró.

Goron: Aquí tampoco están. ¿Dónde se habrán metido?

Finalmente el Goron se fue y Sergio y Nelly salieron de su escondite.

Nelly: Menos mal, ya se ha ido.

Sergio: Bueno, sigamos con lo que estábamos haciendo.

Sergio se transformó en Goron, movió la estatua y él y Nelly descubrieron el acceso a un sitio.

Sergio: ¿Adónde llevará esto?

Nelly: Ni idea, adentrémonos a ver.

Continuará...