FANDOM


TLoS2 Cap.28

Al día siguiente Sergio compró tres pociones rojas y estuvo por la mañana y por la tarde practicando para hacerse más fuerte. Al día siguiente...

Nelly: Buenos días.

Sergio: Buenos días. ¿Lista para irnos?

Nelly: Por supuesto.

Sergio se subió en Tornado y él y Nelly se fueron a la Pradera de Hyrule.

Sergio: ¿Por dónde está la zona del Desierto Gerudo?

Nelly: ¿Ves el Rancho Lon Lon? Pues está más al fondo.

Sergio: Vale, pues vamos para allá.

Sergio y Nelly pusieron rumbo a la zona del Desierto Gerudo. Cuando llegaron vieron que había un puente roto.

Nelly: Genial, ¿y ahora cómo cruzamos?

Sergio: Tornado, ¿crees que podrías saltar hasta ahí?

Tornado asintió.

Sergio: Muy bien, pues vamos.

Tornado cogió carrerilla y con un gran salto logró llegar al otro lado.

Nelly: Increíble...

Sergio: Muy bien Tornado, ahora quédate aquí. Volveremos más tarde.

Sergio y Nelly avanzaron y llegaron a una especie de fortaleza que estaba vigilada por Umbríos.

Sergio: ¿Qué es eso?

Nelly: Es la fortaleza de los Gerudo... aunque por lo que veo ahora tiene otros vigilantes.

Sergio: Escondámonos, que no nos vean.

Sergio y Nelly se escondieron de los Umbríos.

Sergio: ¿Y cómo entramos en la fortaleza?

Nelly: Tendremos que aprovechar un momento que estén despistados.

Un rato después...

Sergio (bostezando): Nada, no se mueven.

Nelly: Pues habrá que despistarles de algún modo.

Sergio vio una piedra, la cogió y la lanzó a la fortaleza. Entonces el Umbrío oyó el ruido que hizo al caer y fue hacia donde cayó la piedra.

Sergio: Ahora o nunca. ¡Vamos!

Sergio y Nelly corrieron hacia la fortaleza. Una vez dentro avanzaron, pero de pronto apareció un Enloquecedor.

Sergio: ¿Qué es eso?

Nelly: Es un Enloquecedor. Ataca a sus oponentes con su pesado martillo. Es un enemigo muy fuerte, por lo que no es fácil derrotarle.

Sergio se acercó al Enloquecedor y éste le atacó con el martillo, pero Sergio se protegió. Le atacó, pero el Enloquecedor se protegió con el martillo. Acto seguido el Enloquecedor se hizo diminuto y fue dando martillazos al suelo hacia donde iba Sergio, qué esquivó el ataque con volteretas. Cuando el Enloquecedor volvió a su tamaño normal se acercó por detrás y le dio seis espadazos. El Enloquecedor se elevó, extendió sus brazos y piernas hacia arriba y empezó a girar como las agujas de un reloj.

Nelly: ¿Eh? ¿Qué hace?

Sergio: Ni idea, pero no pienso desaprovechar esta oportunidad.

Sergio hizo el Ataque Circular Aéreo. Sin embargo el Enloquecedor le golpeó con una mano y cayó al suelo. Entonces el Enloquecedor se hizo diminuto e intentó darle un martillazo, pero Sergio logró apartarse a tiempo. Siguió dando martillazos y cuando volvió a su tamaño normal Sergio le dio seis espadazos y le derrotó, pero de repente apareció otro.

Sergio: ¿Otro?

El otro Enloquecedor intentó atacar a Sergio, pero fue derrotado por una Gerudo con dos sables.

???: ¿Estás bien?

Sergio: Sí, muchas gracias. ¿Quién eres?

???: Me llamo Rubí, y soy una Gerudo. ¿Y vosotros?

Sergio: Somos Sergio y Nelly, y hemos venido a devolver la paz a esta zona. Encantados de conocerte.

Rubí: Igualmente. Bien, como iba diciendo, soy una Gerudo y esta es nuestra fortaleza, pero desde que aparecieron esas cosas no hemos podido recuperar el control de la misma.

Sergio: ¿Y sabes dónde están las demás Gerudo?

Rubí: Están encerradas aquí. El día que esas cosas aparecieron capturaron a los guardias Gerudo de esta fortaleza... salvo a mí.

Sergio: ¿Pues a qué estamos esperando? Vayamos a salvarlas.

Rubí: Está bien, vámonos.

Sergio, Nelly y Rubí avanzaron por la fortaleza y vieron a una Gerudo encerrada.

Gerudo: ¡Cuidado!

De pronto apareció un Enloquecedor.

Rubí: Vamos, chico. ¿Estás listo?

Sergio: Sí.

El Enloquecedor atacó a Sergio y Rubí, pero éstos le esquivaron. Entonces el Enloquecedor se elevó y giró como las agujas de un reloj.

Rubí: ¡Vamos chico, ahora o nunca!

Rubí y Sergio atacaron al Enloquecedor, lograron derrotarlo y liberaron a la Gerudo encerrada.

Rubí: ¿Estás bien?

Gerudo: Sí, muchas gracias por liberarme.

Sergio: De nada. ¿Qué vas a hacer?

Gerudo: Protegeré esta zona de la fortaleza.

Rubí: Está bien. Sigamos.

Sergio y Rubí derrotaron a cinco Enloquecedores más y salvaron a cinco Gerudos. Cuando salieron de la fortaleza...

Rubí (sacando sus sables): Venga, acabemos con éstos que son los últimos que quedan.

Sergio (sacando su espada): De acuerdo.

Sergio y Rubí derrotaron derrotaron a los Umbríos que quedaban fuera. Después subieron por un camino que había a la derecha de la fortaleza.

Sergio: ¿Adónde se supone que vamos?

Rubí: ¿Mientras llegabas a la fortaleza viste el acceso al desierto bloqueado por una especie de puerta?

Nelly: No, la verdad es que no nos fijamos.

Rubí: Vamos a una cueva donde hay un dispositivo para abrir esa puerta.

Sergio: ¿Y qué hay en ese desierto?

Rubí: Pues resulta que a través de ese desierto se puede llegar al Templo Gerudo. Lo malo es que siempre que alguien se adentra se produce una tormenta de arena.

Sergio: ¿En serio?

Rubí: Sí. De hecho, creo que el tipo de negro que nos atacó hace seis meses está detrás de esas tormentas.

Nelly: ¿Y eso cómo es posible?

Rubí: No lo sé, pero quiero ir al templo precisamente para averiguarlo.

Sergio: Si no te parece mal iremos contigo.

Rubí: Está bien.

Sergio, Nelly Y Rubí iban a adentrarse en la cueva, pero les rodearon cuatro Neosombras.

Continuará...