FANDOM


TLoS2 Cap.31

Sergio y Nelly volvieron al pasillo del principio y Sergio utilizó la llave. Abrió la puerta y accedieron a una sala en la que había agua. Entonces Sergio se transformó en Zora, se metió en el agua y llegó al otro lado, volvió a la normalidad y accedió a la siguiente sala, en la que había una Flor Deku y dos pasillos a los lados.

Nelly: ¿Por dónde vamos?

Sergio: Por la derecha.

Sergio se transformó en Deku, se metió en la flor y llegó al pasillo de la derecha, pero la puerta estaba cerrada con llave.

Sergio: Porras, necesitamos una llave.

Nelly: Pues vamos al otro lado.

Sergio se metió a la Flor Deku y se fue al otro lado. Volvió a la normalidad y accedió a una sala en la que había un hueco profundo y una marca de la Zarpa, además de dos Keese de Fuego. Sergio los derrotó, después se convirtió en adulto y se impulsó al otro lado con la Zarpa. Volvió a la normalidad y accedió a la siguiente sala, en la que había dos Enloquecedores y arenas movedizas. Entonces la puerta se cerró.

Sergio ¿Dos?

Uno de los Enloquecedores se hizo diminuto y golpeó el suelo con el martillo. Cuando volvió a la normalidad intentó golpear a Sergio, pero éste lo esquivó y le dio seis espadazos. Acto seguido el Enloquecedor saltó y giró en el sentido de las agujas del reloj, cosa que Sergio aprovechó para darle tres espadazos y derrotarle.

Sergio: Bien, y ahora a por el otro.

El otro Enloquecedor saltó y giró en el sentido de las agujas del reloj, cosa que Sergio aprovechó para darle seis espadazos. Acto seguido el Enloquecedor se hizo diminuto y golpeó el suelo con el martillo. Cuando volvió a la normalidad intentó golpear a Sergio, pero éste lo esquivó, le dio tres espadazos y le derrotó. Entonces apareció un cofre pequeño. Sergio lo abrió y cogió una llave pequeña.

Sergio: Vamos a la otra puerta.

Sergio y Nelly volvieron a la sala de las Flores Deku. Allí Sergio volvió a la normalidad y después se transformó en Deku. Se metió en la flor, saltó y llegó al otro lado. Metió la llave y accedió a un pasillo en el que había Bubbles Azules. Los derrotó, giró a la derecha y vio una puerta. La abrió y accedió a la siguiente sala, pero la puerta se cerró. Entonces apareció un Bandido Lunar.

Sergio: Oye Nelly, ¿soy yo o este es un poco más grande que los otros?

Nelly: Ahora que lo dices llevas razón.

El Bandido Lunar se acercó a Sergio y le atacó, pero Sergio lo esquivó, se acercó por detrás y le dio tres espadazos. Acto seguido el Bandido Lunar lanzó uno de sus sables a Sergio, pero éste se protegió. Entonces Sergio se acercó y le atacó, pero el Bandido Lunar se protegió. Él cargó energía en sus espadas e hizo el Ataque Circular, pero Sergio se protegió con el escudo. Entonces el Bandido Lunar lanzó uno de sus sables a Sergio.

Sergio: ¡Ya lo tengo!

Sergio desvió el sable con su espada, se acercó al Bandido Lunar y le quitó la otra espada. Entonces hizo el Ataque Circular y le derrotó.

Nelly: ¡Bien!

Sin embargo, en vez de desaparecer se arrodilló.

Sergio: ¿Eh?

Nelly: ¿Qué pasa aquí?

El Bandido Lunar fue rodeado por oscuridad y de repente apareció Rubí.

Sergio y Nelly: ¿¡Rubí!?

Rubí: Ah, sois vosotros.

Nelly: ¿Qué te ha pasado, Rubí?

Rubí: La verdad es que no lo sé muy bien. Lo último que recuerdo es que ese tipo de negro me llevó con él después de derrotarme y me lanzó una especie de hechizo. Más allá de eso no recuerdo nada.

Sergio: Al parecer te convirtió en un Bandido Lunar y hemos tenido que luchar contra ti para salvarte.

Rubí: ¿En serio?

Sergio y Nelly asintieron.

Rubí: En ese caso, muchas gracias por salvarme.

Sergio: No hay de qué, Rubí. Para eso están los amigos.

De repente apareció un cofre grande de colores azul y amarillo. Sergio lo abrió y cogió la Llave del Jefe.

Sergio: Ya tengo la llave. Hala, vámonos.

Sergio y Nelly iban a salir, pero Rubí no se movió.

Sergio: ¿Rubí?

Rubí: Lo siento mucho chicos, pero yo no voy.

Sergio: ¿Qué? ¿Pero no decías que querías enfrentarte a él?

Rubí: Sí, eso pensaba hacer, pero tú me has salvado de su hechizo, asi que si hay alguien que puede derrotarle, ese eres tú.

Sergio: ¿Estás segura?

Rubí: Completamente.

Sergio: Está bien.

Nelly: ¿Y cómo vas a salir de aquí?

Rubí: No os preocupéis, ya me las arreglaré.

Sergio: Vale, hasta luego.

Sergio y Nelly volvieron al pasillo donde estaba la puerta de la sala del jefe. Allí Sergio se convirtió en adulto.

Nelly: ¿Estás seguro?

Sergio: Sí. Puede que antes me derrotara, pero ahora seré yo quien le derrote a él.

Sergio saltó, metió la llave en la cerradura y la puerta se abrió. Accedió a la sala del jefe en la que había una plataforma rodeada por columnas. Sergio subió a la plataforma y allí apareció Lexaeus.

Lexaeus: Hola, chaval.

Continuará...