FANDOM


TLoS2 Cap.42

Sergio y Nelly fueron hacia el portal. Tras cruzarlo aparecieron en la sala del jefe del Templo Kokiri, donde su guardiana estaba luchando contra tres Umbríos. Entonces el portal se hizo pequeño.

Guardiana del Templo Kokiri: Menos mal que estás aquí, Sergio. Ayúdame, por favor.

Sergio: Claro, no te preocupes.

Uno de los Umbríos se deslizó por el suelo e intentó atacar a Sergio, pero éste lo esquivó y le derrotó de seis espadazos. Otro de ellos se elevó un poco y atacó a la guardiana del templo, pero ésta esquivó el ataque.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Espinas de Hada!

Y el Umbrío cayó derrotado. El que quedaba intentó lanzar por los aires a Sergio de un cabezazo, pero éste lo esquivó y le derrotó de seis espadazos. Entonces aparecieron tres Jardineros. Uno de ellos hizo un combo a la guardiana del templo con su guadaña, pero ésta esquivó el ataque.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Cañón de Flores!

Y el Jardinero cayó derrotado. Otro Jardinero intentó atraer a Sergio y atacarle, pero éste bloqueó el ataque con el escudo y le derrotó. El que quedaba intentó atacar a Sergio por la espalda, pero...

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Cañón de Flores!

Y el Jardinero cayó derrotado. Entonces el portal oscuro volvió a hacerse grande.

Sergio: Gracias, no me había dado cuenta de que había uno detrás de mí.

Guardiana del Templo Kokiri: No hay de qué.

De repente el portal oscuro volvió a hacerse grande.

Nelly: Vamos, hay que salvar a los demás guardianes.

Sergio y la guardiana asintieron y los tres cruzaron el portal. Llegaron a la sala del jefe del Templo Goron, donde su guardián estaba luchando contra tres Umbríos. Entonces el portal se hizo pequeño.

Guardián del Templo Goron: Me alegro de veros. Necesito ayuda.

Guardiana del Templo Kokiri: Por supuesto.

Uno de los Umbríos se elevó un poco y atacó a Sergio con sus brazos, pero éste lo esquivó y le derrotó de seis espadazos. Otro de los Umbríos atacó de la misma manera a la guardiana del Templo Kokiri, pero está esquivó el ataque.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Espinas de Hada!

Y el Umbrío cayó derrotado. El que quedaba intentó lanzar por los aires a Sergio, pero éste esquivó el ataque.

Guardián del Templo Goron: ¡Tornado Feroz!

Y el Umbrío cayó derrotado. Entonces aparecieron tres Asesinos. Uno de ellos se ocultó en el suelo y atacó a Sergio, pero éste se protegió con el escudo, le sacó a la superficie y le derrotó de seis espadazos. Otro de ellos salió a la superficie.

Guardián del Templo Goron: ¡Tornado Feroz!

Y el Asesino cayó derrotado. El que quedaba se ocultó en el suelo y atacó a Sergio, pero éste se protegió con el escudo y le sacó a la superficie.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Cañón de Flores!

Y el Asesino cayó derrotado. Entonces el portal oscuro volvió a hacerse grande.

Sergio: ¡Vamos!

Los guardianes asintieron y los tres cruzaron el portal junto con Nelly. Aparecieron en la sala del jefe del Templo Zora, donde su guardiana estaba luchando contra cuatro Umbríos. Entonces el portal volvió a hacerse pequeño.

Guardiana del Templo: ¡Chicos! ¡Ayudadme, por favor!

Guardián del Templo Goron: Cuenta con ello.

Uno de los Umbríos intentó lanzar a Sergio por los aires de un cabezazo, pero éste lo esquivó y le derrotó de seis espadazos. Otro de ellos se elevó un poco y atacó a la guardiana del Templo Kokiri, pero ésta lo esquivó.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Cañón de Flores!

Y el Umbrío cayó derrotado. Otro de ellos le hizo el mismo ataque a la guardiana del Templo Zora, pero ésta logró esquivarlo.

Guardiana del Templo Zora: ¡Flecha de Hielo!

Y el Umbrío cayó derrotado. El que quedaba se deslizó por el suelo e intentó atacar a Sergio con sus piernas, pero éste esquivó el ataque.

Guardián del Templo Goron: ¡Tornado Feroz!

Y el Umbrío cayó derrotado. Entonces aparecieron cuatro Bailarinas. Una de ellas atacó a Sergio, pero éste se protegió y la derrotó de seis espadazos. Otra de ellas intentó cogerle y lanzarle por los aires, pero éste esquivó el ataque. Otra intentó hacerle lo mismo.

Guardián del Templo Goron: ¡Tornado Feroz!

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Espinas de Hada!

Y las dos Bailarinas fueron derrotadas. La que quedaba atacó a Sergio, pero éste se protegió.

Guardiana del Templo Zora: ¡Atmósfera Gélida!

Y la Bailarina cayó derrotada. Entonces el portal volvió a hacerse grande.

Nelly: ¡Adelante, ya sólo falta uno!

Sergio y los guardianes asintieron. Los cinco cruzaron el portal y aparecieron en la sala del jefe del Templo Gerudo, donde su guardiana estaba luchando contra cinco Umbríos. Entonces el portal volvió a hacerse pequeño.

Guardián del Templo Gerudo: Chicos, necesito vuestra ayuda, por favor.

Guardiana del Templo Zora: Tranquilo, cuenta con nosotros.

Dos de los Umbríos se elevaron un poco y atacaron a las guardianas de los templos Kokiri y Zora, pero éstas los esquivaron.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Espinas de Hada!

Guardiana del Templo Zora: ¡Atmósfera Gélida!

Y los Umbríos cayeron derrotados. Otro de ellos atacó a Sergio con sus piernas, pero éste esquivó el ataque y le derrotó de seis espadazos. Otro de ellos intentó lanzarle por los aires de un cabezazo, pero éste esquivó el ataque.

Guardián del Templo Goron: ¡Tornado Feroz!

Y el Umbrío cayó derrotado. El que quedaba se elevó un poco y atacó al guardián del Templo Gerudo, pero éste esquivó el ataque.

Guardián del Templo Gerudo: ¡Tornado Santo!

Y el Umbrío cayó derrotado. Entonces aparecieron tres Enloquecedores. Uno de ellos atacó a Sergio con su martillo, pero éste lo esquivó y le derrotó con el Sol Naciente. Otro de ellos atacó con su martillo al Guardián del Templo Goron, pero éste esquivó el ataque.

Guardiana del Templo Kokiri: ¡Cañón de Flores!

Guardián del Templo Goron: ¡Fuerza de Gea!

Y el Enloquecedor cayó derrotado. El que quedaba se hizo diminuto y fue dando martillazos en el suelo hacia donde iba Sergio, pero éste esquivó el ataque. Después el Enloquecedor volvió a su tamaño normal.

Guardiana del Templo Zora: ¡Flecha de Hielo!

Guardián del Templo Gerudo: ¡Mano del Destino!

Y el Enloquecedor cayó derrotado. Entonces el portal volvió a hacerse grande.

Sergio: Bien, Roxas nos está esperando al otro lado. ¡Vamos allá!

Los guardianes asintieron, los cinco cruzaron el portal junto con Nelly y volvieron al vacío donde estaba Roxas, el cual seguía aturdido. Entonces el fragmento del Valor de la Trifuerza de Sergio empezó a brillar. Los guardianes extendieron sus manos, las cuales brillaban, y se produjo un resplandor de luz alrededor de Sergio. Cuando éste desapareció Sergio apareció convertido en adulto.

Sergio: ¿Ya vuelvo a ser adulto?

Nelly: En efecto.

De repente Roxas recobró el sentido y vio a Sergio convertido en adulto y a los guardianes.

Roxas: ¡No es posible! ¡Pero si he destruido la gema!

Sergio: Creo que has olvidado que yo también poseo uno de los fragmentos de la Trifuerza.

Sergio apuntó a Roxas con la Espada Maestra.

Sergio: ¡Y ahora acabaré contigo de una vez y para siempre!

Continuará...